El Gobierno está preparando un cambio en el Impuesto de Sociedades de cara al año 2017, aunque todavía no se ha establecido de forma definitiva. Este cambio supondría tanto la eliminación de las deducciones en sociedades y la subida de los impuestos en los denominados “tributos especiales”  (tabaco, bebidas alcohólicas o carburantes) como reducir beneficios tributarios y endurecer las condiciones de fiscalidad de las grandes empresas.

Este cambio se estudia por los ajustes para poder cumplir la meta establecida desde Bruselas de conseguir un déficit público del 3,1%, cuando a mediados de Octubre el déficit se encontraba en un 3,6%. El Gobierno ya descartó el subir tanto el IRPF como el IVA, de manera que su prioridad es establecer el techo de gastos de 2017 y conseguir cuadrar las cuentas públicas con la subida de este tributo.

Por otra parte el gobierno ha notificado el descarte de las eventuales subidas del IRPF y del IVA

El Impuesto sobre Sociedades o  impuesto sobre la renta o beneficio de las sociedades es un impuesto de carácter personal y directo que  grava los beneficios que obtienen las sociedades que residen en territorio español.

Este impuesto es de pago obligatorio para personas jurídicas (Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Colectiva, Sociedades estatales, autonómicas, provinciales y locales) y para algunas personas no jurídicas (Fondo de inversión, de capital de riesgo, de pensiones, de regulación del mercado hipotecario o garantía de inversiones).

Es importante tener en cuenta que, al acercarse el fin del año fiscal, las empresas y sociedades se encuentran en la necesidad de establecer cuál es el coste de este impuesto de sociedades, que se determina en torno al resultado de la contabilidad de la empresa.

Por ello, se necesita la ayuda de un experto en impuesto de sociedades para poder establecer el coste final para la empresa y poder analizar las repercusiones que este cambio del el Impuesto de Sociedades puede tener en los costes para las empresas.