Tienes un proyecto empresarial, su estructura, sabes cuánto capital necesitas para su desarrollo, has analizado riesgos, y has tomado una primera decisión, ahora en este punto es cuándo se ha de decidir si se emprende el camino de empresario individual o empresario social y si es en este caso hay que elegir entre S.L.( Sociedad de Responsabilidad Limitada) o S.A. (Sociedad Anónima).

Es importante tener en cuenta los criterios de selección entre una S.L. o una S.A.

La Sociedad Anónima y la Sociedad Limitada son empresas de capital, están reguladas dentro del mismo marco normativo y la responsabilidad de los socios por las deudas sociales queda limitada a su aportación a capital o su compromiso de aportación a capital.

Si tu meta es controlar la entrada de socios a tu empresa y depender de tu habilidad y recursos propios para realizar tu oficio tu elección debería ser S.L. por no olvidar que este tipo de sociedad requiere menos capital.

Si por el contrario, si el proyecto, implica un capital de inicio relevante, no te importa tanto la condición personal del socio, sino su disponibilidad para realizar aportaciones económicas, si no consideras trascendente limitar la transmisibilidad de las acciones, y no te importa, o entiendes conveniente, que estas circulen libremente, e incluso si piensas que en un futuro la sociedad puede cotizar en Bolsa, tu tipo social es la S.A.

Fuente: El Mundo